“La Soberanía Nacional reside en el pueblo español“

Art.1.2 de la Constitución Española de 1978.
Pues ya es hora de que sea el pueblo directamente el que tenga poder de decisión e iniciativa legislativa no dejando en manos de los políticos la toma de todas las decisiones, que muchas veces vienen dadas por intereses partidistas ó particulares.
Nuestros representantes políticos hace varias décadas que dejaron de serlo, ahora son los representantes de sus propios partidos, se deben a ellos porque están situados en el poder gracias a su servidumbre clientelar, se retroalimentan en un bucle sin fin, sin el partido que los coloca en las listas de elegibles para las elecciones no son nadie en política, cuanto mas sumiso con la ortodoxia del partido mas posibilidades de ascender.

Si se pudiese conseguir esta mayor Participación Ciudadana a través del voto electrónico sería el pueblo español el mayor órgano de decisión del Estado, sin que le afectasen las negativas influencias económicas, políticas ó sociales que lastran la actividad de los partidos, alejados de la corrupción, ya que sería más complicado corromper a millones de españoles que a unos cientos de políticos. Sólo hay que echar un vistazo a la actualidad para darse cuenta de que la corrupción es estructural en España, por desgracia para los contribuyentes. Ya ha quedado sobradamente demostrado que este sistema tiene muchos fallos, ya no vale el decir “que es el menos malo”, busquemos otras opciones, ¡que vuelva al pueblo la soberanía! Qué mas deben hacer nuestros políticos para que nos cabreemos de una vez por todas, que vuelvan los “malos usos” feudales como el derecho de pernada, poco nos falta ya.

Pero el pueblo ya no será esa masa abstracta indefinida, cada ciudadano/a será un importante factor decisivo en las votaciones, se potenciará la individualidad frente a la masa amorfa y maleable que quieren que seamos.
Iniciado este proceso, el camino que tomemos no podremos achacárselo a los políticos sino a nosotros mismos. Vivimos en una comunidad y hay que aceptar las reglas generales de convivencia pero eso no significa que no puedas tener tu grado de independencia al pensar y al decidir, a veces no todo es azul o rojo, existen otros colores y diferentes formas de captar la realidad. El 7-J decidirás donde quieres el “golpe”, en el lado derecho o en el izquierdo, pero si sabes que te va a doler igual, que son lo mismo, al menos tener derecho a quejarse y decir: “no me dais lo que necesito, por eso quiero otro sistema político, porque nunca se mira por los problemas ciudadanos”.

4 comentarios:

Angel dijo...

Me encantaría ver cómo esta idea empieza a tomar forma desde gobiernos más pequeños. Como pequeños ayuntamientos... y ver que realmente el pueblo se implica en las decisiones. Porque muchas veces el problema es que el sistema en el que vivimos no deja tiempo a la clase obrera de pensar en la cantidad de hijos de puta que nos gobiernan. Es más fácil y cómodo implicarse cada cuatro años... Y es una pena.

Jorge Juan dijo...

si, es verdad.

Julia dijo...

Uypd no es centro, es un partido solo representa a rosa diez
Psoe: 5 millones de parado y pacto con nacionalista
PP: empleos basura, decretazo anticonstitucionales y pacto con nacionalista

Pero de toda manera encontrado un partido llamado nuevo centro que cumple con los ideales de la gran transicion, eso ideales que se perdieron.

Viva la españa de los ciudadanos, la españa de la democracia, por la moderacion y el centro politico

Copia y pega, este comentario, si cree en el cambio
http://www.ncentro.es/

Melqart dijo...

Angel, quizá el sistema no nos deja tiempo libre a posta, nos tiene atados a horarios laborales y a necesidades superficiales manipuladas por los medios de comunicación para no pensar sosegadamente sobre lo que de verdad necesitamos.

Hemos renunciado a nuestra libertad política por comodidad, es una lástima, con lo que lucharon nuestros antepasados por conseguirlo, no sabemos apreciar lo que tenemos hasta que lo perdemos.

Tenemos un ritmo de vida frenético, quizá algo mas de tranquilidad y calma nos vendría bien para nuestras vidas en general.

Hola Jorge Juan, cuanto tiempo sin saber de ti...;)